Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

DUODÉCIMO Y ÚLTIMO PROGRAMA DE TEMPORADA

I

MIQUEL ORTEGA (1963)

Suite de danzas iberoamericanas *

Introducción – Fanfarria sobre la Chacona de Arañés

Zamba (Argentina)

Cumbia (Colombia)

Corrido (México)

Choro (Brasil)

Mambo (Cuba)

II

LUDWIG van BEETHOVEN (1770-1827)

Sinfonía n.º 7, en La mayor, Op. 92

I. Poco sostenuto – Vivace

II. Allegretto

III. Presto

IV. Allegro con brio

oOo

ORQUESTA DE CÓRDOBA. Director: LORENZO RAMOS

* Estreno Absoluto

 


Apuntes al Programa


Último programa de la Temporada de abono 2016-2017 en el que queremos agradecerles su asistencia al teatro, su apoyo a la Orquesta de Córdoba en este ciclo de conciertos, como en otros tantos de los que llevamos a cabo a lo largo del año en diferentes recintos y espacios de la ciudad y, por supuesto, también sus comentarios, participación y visitas a nuestras redes sociales (web, Facebook y Twitter) porque solo en los últimos tres meses, entre todos, hemos posicionado a la Orquesta de Córdoba como la más influyente de nuestro país a este nivel de comunicaciones.

En dos días únicos les ofrecemos la Séptima sinfonía de Beethoven –eje programático de este año–, con la que cumplimos lo prometido de acercarles todas sus sinfonías entre esta y la próxima Temporada de abono 2017-2018, que se presenta muy especial por variadas y distintas razones, y de las que pronto tendrán noticias.

Pero antes tendremos la suerte de poder estrenar con carácter absoluto la obra de un director de orquesta que también compone: MIQUEL ORTEGA, Principal Director Invitado la Orquesta de Córdoba, al que ya recibimos en nuestro concierto de mayo, y que por iniciativa del maestro titular LORENZO RAMOS, ha escrito la Suite de danzas iberoamericanas que hoy les presentamos.


MIQUEL ORTEGA (1963)

Suite de danzas iberoamericanas

«Hace poco menos de un año, el Maestro Lorenzo Ramos me preguntó si sería posible que escribiera una obra a medida de la plantilla de la Orquesta de Córdoba para celebrar su 25 aniversario. Mi respuesta no se hizo esperar, en el mismo momento le dije que me sentiría muy honrado de componer una obra para ellos. Me propuso también la temática, una Suite de danzas iberoamericanas en la que apareciera como motivo unificador la Chacona de Arañés «A la vida bona», una obra que, según parece, data de 1624. La idea me pareció estupenda y me puse manos a la obra. Elegí cinco danzas, cuatro de países iberoamericanos que he visitado, y el quinto Cuba, país al que deseo ir desde hace tiempo, y además es la patria de origen de varios profesores de la orquesta. Los otros cuatro son Argentina, Colombia, México y Brasil. En mi producción hay varios tangos, uno para violonchelo solo, otro para orquesta que se incluye en mi ballet «Bestiario» y uno para voz y piano, así que preferí representar a Argentina con una Zamba.

miquel ortega

Como sección central de esta primera danza, uso una Chacarera, danza más movida, como contraste. La segunda danza es una Cumbia colombiana, la tercera un Corrido mexicano, y aunque estamos más acostumbrados a oír corridos cantados, es indudable que su carácter danzante lo hacía apto para este proyecto, e igual que con la Zamba, uso una danza más rápida como contraste en la sección central, el Huapango. El material temático del Huapango es el mismo que el del Corrido, y así la danza tiene un efecto de ostinato que creo que funciona muy bien.  La cuarta danza es un Choro brasileño, danza lenta que sirve de Andante de esta «sinfonía» y en la que varios solistas de la orquesta tienen oportunidad de lucir sus extraordinarias capacidades. La danza final es un Mambo cubano, pieza de gran exigencia técnica para la orquesta. La introducción de la obra es una Fanfarria sobre el motivo original de Arañés, motivo que aparece de vez en cuando en alguna de las danzas a modo de leit-motiv tal como me sugirió el Maestro Ramos.

Mi intención en esta obra ha sido la de escribir una música muy directa para el oído, con temas que parecen sacados del acerbo popular siendo originales. En algunos momentos, por ejemplo a partir de la sección central del corrido y en el final de esta misma danza, he usado la politonalidad para reflejar la embriaguez de la fiesta nocturna que pretendo narrar.

Ojalá ustedes, público, y los músicos en el escenario disfruten tanto como yo lo he hecho al escribir esta obra que dedico con todo mi cariño al Maestro Lorenzo Ramos y a todos los profesores de mi querida Orquesta de Córdoba.

MIQUEL ORTEGACompositor y Principal Director Invitado de la ODC.


LUDWIG van BEETHOVEN (1770 – 1827)                                                                

Sinfonía nº 7, en La mayor, Op. 92

Cuatro años después de componer la Pastoral, surge de la impetuosa pluma de Beethoven la monumental Séptima Sinfonía en la mayor, de carácter sensiblemente diferente al de aquella. Breve lapso de tiempo, en realidad, pero que alumbra creaciones igualmente significativas en el corpus musical del genio de Bonn, caso del Trío Archiduque o el del imponente Concierto Emperador. Y años, aquellos, en los que, también en el orden personal, tienen lugar acontecimientos importantes en la vida del compositor, como es la ruptura con la condesa Therese von Brunswick o su amistad amorosa con Bettina Brentano.

La partitura de la Sinfonía nº. 7, esbozada posiblemente antes de 1811, fue terminada por Beethoven en mayo del año siguiente, presentándose al público en el paraninfo de la Universidad de Viena, en dos conciertos, celebrados los días 8 y 12 de diciembre de 1813, que Johann Nepomuk Mälzel (inventor del metrónomo) organizó a beneficio de los soldados bávaros y austríacos heridos en la batalla de Hanau contra Napoleón, ocurrida el mes de octubre anterior. Dichos conciertos fueron un verdadero acontecimiento en el que el compositor se acompañó de una orquesta integrada por muchos de los mejores músicos de Austria, entre los que se encontraban, por ejemplo, el operista Giacomo Meyerbeer, o el célebre pianista Johann Nepomuk Hummel, este tocando los timpani. Fue un rotundo éxito, y la sinfonía llamó mucho la atención, aunque, a decir verdad, el plato fuerte de aquellos programas no fuese esta en principio, sino La batalla de Vitoria, compuesta por Beethoven para tan singular ocasión.

beethoven VII

No obstante el éxito alcanzado, la sinfonía no sería editada hasta 1816 por Steiner, en una edición plagada de erratas, que soliviantó enormemente a Beethoven, quien, con su proverbial rotundidad, manifestó que «la partitura, tal y como está, parece redactada por el más burdo y despistado de los copistas […] un irresponsable editor que ha tratado al público con insolencia, mientras un autor inocente está padeciendo las consecuencias en su reputación». Por cierto, que el  dedicatario de la obra fue el conde Moritz von Fries, beneficiario con anterioridad de las sonatas para violín y piano op.23 y op.24.

La sinfonía respeta la tradicional estructura en cuatro movimientos, el primero de los cuales cuenta con una magna introducción lenta: la más larga escrita por el compositor hasta entonces. Llama igualmente la atención la sustitución del habitual lento por un allegretto, que mantiene en primer plano el elemento rítmico, aunque con un carácter obviamente menos trascendente y retórico que el del movimiento anterior, y con un tema principal inicialmente concebido para uno de los Cuartetos Rasumovski. El presto que le sigue conforma una de los scherzi más característicos de Beethoven, e incluye como trío una antigua melodía austríaca. Reminiscencias populares, que encontramos también en el movimiento final, un impetuoso allegro con brio, cuya idea temática principal tiene notable parecido con una canción folclórica de Irlanda, titulada «Nora Creina», que Beethoven había arreglado tiempo atrás para un editor escocés (alusión esta, que propiciaría el sobrenombre de «La céltica», apelación de tan efímera vida, como el título sugerido por Richard Wagner: «Apoteosis de la danza»). En fin, como escribe Carli Ballola, «la Séptima es la coronación de esta gloriosa libertad creadora, conseguida mediante la superación de la fase crucial del individualismo heroico y de la sublime obsesión de la urgencia sobre el contenido».

JUAN MIGUEL MORENO CALDERÓN (Notas de Archivo)


Localidad Precio
Butaca 23 €
Platera central 19 €
Platea lateral 1ª fila 17 €
Platea lateral 2ª 16 €
Platea lateral 1 y 2 17 €
Palco lateral 1º 16 €
Placo lateral 2º 14 €
Anfiteatro central 12 €
Anfiteatro lateral 9 €
Paraíso central 9 €
Paraíso lateral 7 €
DESCUENTOS LOCALIDADES
–NO acumulables–

25 % para personas mayores de 65 años, jóvenes hasta 30 años y desempleados.
25 % para grupos de más de 10 personas.
20 % para abonados.

Más información

Localidades

Consulta los precios, las localidades y las distintas opciones de abono para toda la temporada.
Más información